Imprimir

Seguridad en el Trabajo

Introducción

Casco

Las actividades que se desarrollan en la Universidad, tanto por su complejidad, como por el alto grado de asiduidad de los miembros de la comunidad universitaria, llevan consigo una serie de peligros sustanciales a su naturaleza. Esa serie de peligros pueden convertirse en riesgos si existe la posibilidad de que haya un accidente, como si la probabilidad de que ocurra es cierta.

La definición de Seguridad en el Trabajo describe a la especialidad como el conjunto de técnicas y procedimientos que tienen por objeto eliminar o disminuir el riesgo de que se produzcan los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Campos de actuación

 
El campo de actuación de la especialidad está de acorde con las actividades sobre las que haya que actuar y generalmente, los elementos objeto de estudio son: el lugar y la superficie de trabajo, las herramientas, las máquinas, la electricidad, los incendios y explosiones, el almacenamiento, manipulación y transporte de cargas, la señalización, y por último, el mantenimiento de instalaciones y equipos.

El tipo de accidentes que se pueden ocasionar están clasificados por el INSHT, con el fin de objetivarlos y poder llevar a cabo los correspondientes estudios para su corrección. Los medios de aminoración o anulación, y los equipos de protección necesarios, según los casos, deben quedar incluidos en los estudios y los trabajadores deben estar provistos de ellos por parte de la Universidad.

Los estudios que se deben llevar a cabo comienzan desde el mismo momento en que se diseña el proyecto empresarial, o actividad a implantar, y su seguimiento abarca toda la vida útil de los procesos, así como la consecución de las tareas previstas. En todas ellas debe estudiarse los riesgos identificados y evaluar el mismo, para proponer las medidas correctoras correspondiente, denominando al responsable de ponerlas en marcha y la fecha de ejecución.

En caso de accidente, si se llega a materializar el riesgo, debe estar formado el personal para dar los primeros auxilios, y se debe contar con los medios para actuar. Así mismo, los protocolos de actuación en caso de accidente y en los supuestos de emergencias deben conocerse por todos los miembros de la Universidad. También es materia de la especialidad llevar el seguimiento en estos casos, y como con el resto de especialidades, se exige la colaboración y la responsabilidad de todos los que intervenimos en el Sistema preventivo para lograr entornos de trabajo más seguros.